Untitled Document
 

CONTAMINACIÓN DEL AIRE Y TRANSPORTE VEHÍCULAR EN LA ZMVM

1.1. Calidad del aire y transporte urbano

En las grandes ciudades del país se presentan elevados índices de contaminación atmosférica, que contribuyen a su vez a la contaminación global y perjudican la salud de la población. Sus principales causas son: acelerado crecimiento industrial; concentración de la población; incremento del parque vehicular; y el alto consumo de combustibles fósiles. El Valle de México, Guadalajara, Monterrey, Toluca y Juárez, entre otras, son claros ejemplos.

El transporte (fuentes móviles) es uno de los principales contaminadores en las zonas urbanas junto con la industria (fuentes puntuales). En la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), las fuentes móviles contribuyen principalmente con los siguientes contaminantes del aire: 84% de óxidos de nitrógeno (NOx), 99% de monóxido de carbono (CO), y 52% de óxidos de azufre (SO2) y partículas menores a 2.5 micrómetros (PM2.5), véase gráfico siguiente.


La contaminación atmosférica se produce en gran medida por el consumo de combustibles derivados del petróleo. Éstos son clasificados en gasolinas, diesel, gas lp y natural, y gasóleo, siendo los combustibles utilizados por el sector transporte son los más representativos.

En este contexto, el transporte es el principal demandante de combustible, concentrando el 53% del consumo energético nacional.


1.2. Parque Vehicular a Diesel en la ZMVM

1.2.1. Composición del parque vehicular.

En la ZMVM circulan 2 millones 431 mil 112 de vehículos.

De acuerdo con la metodología utilizada en el Inventario de emisiones, dicho parque vehicular se clasifica atendiendo al tipo de uso que se le da al vehículo, el peso bruto vehicular, y el tipo de combustible que emplean, como se observa el la tabla siguiente:


En el siguiente gráfico se puede ver la composición de la flota vehicular de acuerdo con el tipo de combustible empleado. Es de notar que a pesar de que las unidades a diesel son sólo el 4% del total, estas constituyen el principal emisor de contaminantes de partículas finas y óxidos de nitrógeno.


Por lo que respecta al parque vehicular de diesel, la agrupación es similar:

• Tecnologías equivalentes a la anteriores a la regulación EPA 94 (vehículos anteriores y hasta 1993);
• Equivalente a la tecnología EPA 94 (vehículos 1994 a 1997) y;
• Equivalentes a la tecnología EPA 98 (vehículos 1998 y posteriores).


1.2.2. Emisiones generadas.

Los vehículos a diesel son los mayores contribuyentes a las emisiones de partículas (PM10 y PM2.5),

En el caso de los vehículos a diesel, la SMA-GDF realizó un análisis para identificar las emisiones precursoras de ozono (compuestos orgánicos volátiles y óxidos de nitrógeno) en relación al vehículo y el tipo de tecnología anticontaminante que emplea. En este análisis, se observa que:

• El 60% de los vehículos (años modelo 1993 y anteriores) emiten el 72% de los compuestos orgánicos volátiles, así como de los óxidos de nitrógeno.
• Los vehículos años modelo 1994 a 1997 (tecnología EPA 94) representan el 13% de la flota vehicular, y emiten el 11% de los compuestos orgánicos volátiles y el 12% de los óxidos de nitrógeno.
• Los vehículos que corresponden a los años modelo 1998-2002 (tecnología EPA 98) representan el 27% de la flota de vehículos a diesel y aportan 17% y el 16% de los compuestos orgánicos volátiles y de los óxidos de nitrógeno, respectivamente.




1.2.3. Daños a la salud.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del 2002, más de 800 mil personas en el mundo mueren prematuramente cada año y millones sufren enfermedades respiratorias y cardiovasculares debido a la contaminación del aire por partículas. Los principales afectados son los niños, los adultos mayores y los enfermos de pulmones y corazón.

Los contaminantes asociados con los problemas de salud son diversos, pero son principalmente las exposiciones de corta duración a partículas respirables (PM10 y PM2.5), ozono, monóxido de carbono, bióxido de nitrógeno, y bióxido de azufre los que impactan directamente el sistema respiratorio, causando varias afectaciones a la salud, como son:

• Muerte prematura
• Cáncer
• Bronquitis crónica
• Exacerbación del asma
• Tos crónica y otros problemas respiratorios
• Cambios en la función pulmonar y envejecimiento prematuro de los pulmones.

Más aún, todavía no son conocidos en toda su dimensión los efectos a la exposición de largo plazo de las partículas respirables, los compuestos asociados a éstas y otros tóxicos del aire (dióxido de azufre, compuestos orgánicos, etc.).

Por otra parte, en México, al menos el 40% de la población urbana del país vive en ciudades con problemas de contaminación del aire. Además del Valle de México, otras áreas metropolitanas donde se registran niveles de contaminación del aire fuera de las normas de protección a la salud son Guadalajara, Monterrey, Ciudad Juárez, Tijuana, Mexicali, Toluca y Coatzacoalcos.

En el Valle de México se requiere disminuir la contaminación del aire en más de un 50% para cumplir con los límites que establecen las normas oficiales mexicanas para la protección a la salud. Estudios de la Universidad de Harvard, el Banco Mundial y el Sector Salud revelan que podrían evitarse severos efectos a la salud si los niveles actuales de contaminación del aire disminuyeran.

1.3. Normatividad para vehículos a diesel.

La normatividad aplicable a los vehículos que usan diesel como combustible, en términos de impacto al medio ambiente, está establecida por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

NOM-044-SEMARNAT-1993
Que establece los niveles máximos permisibles de emisión de hidrocarburos, monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, partículas suspendidas totales y opacidad de humo provenientes del escape de motores nuevos que usan diesel como combustible y que se utilizarán para la propulsión de vehículos automotores con peso bruto vehicular mayor de 3,857 kilogramos.

NOM-045-SEMARNAT-1996
Que establece los niveles máximos permisibles de opacidad del humo proveniente del escape de vehículos automotores en circulación que usan diesel ó mezclas que incluyan diesel como combustible.

NOM-077-SEMARNAT-1995
Que establece el procedimiento de medición para la verificación de los niveles de emisión de la opacidad del humo proveniente del escape de los vehículos automotores en circulación que usan diesel como combustible.

PROY-NOM-042-SEMARNAT-2003
Que establece los límites máximos permisibles de emisión de hidrocarburos no metano, monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y partículas provenientes del escape de los vehículos automotores nuevos cuyo peso bruto vehicular no exceda los 3,857 kilogramos, que usan gasolina, gas licuado de petróleo, gas natural y diesel, así como de las emisiones de hidrocarburos evaporativos provenientes del sistema de combustible de dichos vehículos.